domingo, 9 de mayo de 2010

Los Hikikomori

Ola ola!! k tal? weno pues lo prometido es deuda, dije k haria un post sobre los hikikomori y asi será ^^ y esk kien no se ha kedado encerrado en casa algun k otro dia? seguro k todo el mundo, pero nunca os ha pasado k os poneis enfermos y os teneis k tirar en casa una semana entera, sin poder tocar la calle, y llega un momento k os desesperais? a mi si xD (y se de una amiga k le esta pasando ahora, pobreta, va por ti!! xD) pues parece ser k en Japón, a los japoneses no les invaden estas ansias por ver la calle y respirar contaminacion, puesto k padecen un síntoma de aislamiento, normalmente los adolescentes y adultos jóvenes, que se ven presionados por la sociedad en la k viven y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori ひきこもり o 引き篭りa menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. La mayoría de ellos son varones, y muchos son también primogénitos. Este tipo de problemas se centran (aunque bien, no son exclusivos) en las clases media-alta y alta, donde el joven posee cuarto propio, lo cual es considerado un lujo en Japón. La palabra japonesa hikikomori significa precisamente aislamiento en español.

No es una simple agorafobia (miedo a los espacios abiertos), sino k un hikikomori reacciona con un completo aislamiento social para evitar toda la presión exterior. Pueden encerrarse en sus dormitorios o alguna otra habitación de la casa durante periodos de tiempo prolongados, a menudo años. Normalmente no tienen ningún amigo, y en su mayoría duermen a lo largo del día, y ven la televisión o juegan al ordenador durante la noche. Todo esto hace de ellos un caso extremo de solteros parásitos, una expresión japonesa para nombrar a aquellos que viven de las sopas instantáneas, viviendo en casa de sus padres para disfrutar de mayor comodidad. El aislamiento de la sociedad normalmente comienza de forma gradual, antes de que el hikikomori cierre con llave la puerta de su habitación. A menudo se encuentran tristes, pierden sus amigos, se vuelven inseguros, tímidos y hablan menos. Frecuentemente son objeto de burla en el colegio, lo cual puede ser el detonante para su aislamiento. La mayoría de los hikikomori mantienen contacto con el mundo exterior solamente por el ordenador, la televisión y los videojuegos en línea. Sin embargo, en casos extremos, el hikikomori puede cerrarse incluso a esto y permanecer horas y horas en la misma posición, con la vista en un punto fijo, viviendo de su imaginación.

En cuanto a la familia, hay muchos padres k esperan mucho tiempo antes de buscar una terapia psicológica, lo k hace pensar k son uno hijos de p... parece k lo kieran llevar en silencio, para k nadie se entere, pues para ellos es mas importante las apariencias k arreglar realmente sus problemas familiares. Además, en Japón la educación del niño corre a cargo de la madre, por tradición, y puede que el padre deje todo el problema del hikikomori a la madre, la cual se siente sobreprotectora con su hijo. En un principio, la mayoría de los padres se limitan a esperar que el niño supere sus problemas y regrese a la sociedad por su propia voluntad. Lo ven como una fase que el niño ha de superar. Además, muchos padres no saben qué hacer con un hikikomori, y simplemente esperan debido a la falta de otras opciones. Normalmente no se fuerza (o se tarda mucho en hacerlo) de forma radical al niño para que vuelva a integrarse a la sociedad. Tener un hikikomori en la familia es a menudo vergonzoso, y es considerado en Japón un problema interno de la familia. Los colegios y asistentes sociales pueden hacer preguntas, pero normalmente no se involucran en la situación.
Muchos padres de hikikomori toman la decisión de enviarlos al extranjero, confiando en que el cambio de ambiente los ayude, pero lo único que hacen es pasarle el problema a la familia anfitriona, siendo esta la forma en que se conoció el problema en Occidente.

La falta de contacto social de estas personas y el aislamiento prolongado tienen un gran efecto en la mentalidad, con pérdida de habilidades sociales y los referentes morales necesarios. A menudo, el mundo de la televisión o los videojuegos se convierten en su marco de referencia. Si el hikikomori finalmente (a menudo después de unos cuantos años) regresa a la sociedad por su propia voluntad, tiene que afrontar el problema de haber perdido muchas de sus habilidades sociales, así como años de estudio, lo que agrava la reintegración. Temen que los demás descubran su pasado como hikikomori, y se muestran vacilantes con la gente, especialmente si son desconocidos. Su miedo a la presión social puede convertirse en ira, y la pérdida del marco de referencia social puede conducir también a un comportamiento violento o delictivo. En casos extremos llegan a atacar a los padres y a delinquir, y sirvan como ejemplos: En el año 2000, un hikikomori de 17 años secuestró un autobús y mató a un pasajero. Otro caso fue el de un hikikomori que secuestró a una chica joven y la tuvo en cautiverio durante nueve años. Otro mató a cuatro chicas para recrear escenas de un manga hentai gore. Estos casos se generalizan haciendo pensar a la opinión pública que todos los hikikomori son así, o haciéndoles relacionar ciertas temáticas con los malos hábitos de estos jóvenes.
Es difícil conseguir cifras exactas sobre los distintos casos, ya que muchas familias deciden no hablar de este problema.
Hay diferentes opiniones sobre el tratamiento que debe seguir un hikikomori, y las opiniones a menudo se dividen en un punto de vista japonés y otro occidental. Los expertos japoneses normalmente sugieren mantener un contacto permanente sin invadir su espacio e intentar reincorporarlo a la sociedad de manera muy progresiva, mientras que los médicos occidentales piensan que hay que mantener una postura de firmeza e incluso actuar de manera directa forzando al enfermo a abandonar su enclaustramiento. En cualquier caso, es necesaria una ayuda psicológica, ya que muchos padres se ven abrumados por los problemas de un hikikomori. Aunque hay algunos médicos y clínicas especializados en ayudar a jóvenes hikikomori, muchos de ellos y sus padres aún sienten falta de apoyo a sus problemas. Es tal el número de hikikomoris k hay en Japón, k hasta se han hecho documentales y series de anime de dicho tema, un ejemplo es el de la foto de arriba, k pertenece a un anime llamado Welcome to NHK y k trata sobre las vidas de jóvenes-"adultos" viviendo en la ciudad de Tokio. Muchos de los diferentes estilos de vida que se muestran en la trama se centran en los conceptos hikikomori, otaku, depresión y soledad. El protagonista principal es Tatsuhiro Satō, un ex-universitario entrando en su 4º año de desempleado. Lleva una vida totalmente reclusiva como hikikomori, donde finalmente llega a la conclusión bizarra de que lo que le está pasando tiene que ver con una conspiración. Un día en el que no parecía que nada en su vida fuera a cambiar, conoce a Misaki Nakahara, una misteriosa chica que quiere intentar curar a Tatsuhiro de su problema reclusivo. Misaki se presenta a Tatsuhiro con un contrato, en el que básicamente se explicita que cada día deben encontrarse en el parque por la tarde-noche, donde Misaki le leerá libros, propuestas, métodos, etc.,a Tatsuhiro para así intentar que desista de su estilo de vida. En estas quedadas, son muchas las materias tratadas, donde la mayoría convergen de alguna manera en la psicología o el psicoanálisis. Es aquí donde la trama empieza a desenvolverse para evolucionar a través de la historia.

Weno espero k os haya interesado, la mayoria de información es extraída de wikipedia, pero claro en todas partes explican el tema de la misma forma xD la verdad esk creo k noe sun asunto de risa, y k deberia de verse con mayor severidad, yo estoy mas de acuerdo con el tratamiento de los occidentales, de sacarlo de la habitacion de forma un tanto radical, pk sino nunca conseguria curarse, y esto es todo por culpa de la educación k es demasiado exijente, y de los padres k les explotan hasta la saciedad, de hecho existen unas academias de verano donde los jovenes, incluso niños en el caso del documental donde lo vi, estudian desde las 6-7 de la mañana hasta la madrugada, deben estudiar las lecciones y al final del dia hacer un examen, si lo aprueban suben al piso de arriba de la academia y asi succesivamente hasta llevar a la ultima planta, cuando podran por fin irse a dormir, en caso de suspender debes repetirlo hasta k te salga, si no no duermes, por lo k hay niños k solo duermen 3 o 4 horas diarias. Vosotros no creeis k es normal k acaben siendo hikikomoris?? además mira si es por culpa de eso, k este síndrome sololo padecen en Japón, no se ha descubierto en ningun otro país, pues ya debe de hacer k se percaten de k algo en su sociedad no va bien no? joer pues k lo intenten arreglar!! en fin... dejo por ultimo el documental k vi hace tiempo de los hikikomori k esta en español y lo emitieron hace timpo, lo podeis ver online en youtube, dejo aki la primera parte, espero vuestros comentarios ^^


7 comentarios:

binilla dijo...

Demasiada presión hay en japon por todos lados! esto que cuentas se llama: depresión de caballo y estoy de acuerdo con los occidentales, hay que tratarse! hay que salvar a ese joven! no dejarlo a su suerte, para no manchar la estampa familiar, eso me da asco de japon, se le da mas valor a otras cosas a veces que a la propia familia...que verguenza!. Una pena de tema, veré el documental, gracias por poner la primera parte ^^!!

A.Victoria dijo...

dios he visto todo el reportaje y simplemente he alucinado, entiendo que esten muy presionados por la sociedad japonesa, pero el hecho que sus padres no pidan ayuda para su hijo por verguenza es un poco fuerte, ya había oido hablar de esta enfermedad aunque no sabia casi nada de ella, en fin que me alegro de no haber nacido en Japón XD
muy bueno el post ^-^

Nerya dijo...

Me ha parecido una buena entrada. La verdad es ue es un tema grave porque va en aumento y, creo, que es fácilmenta "infeccioso" a otros paises.

Eliisabet dijo...

me parece muy fuerte q haya tanta presión por parte de la sociedad, pero para mí es peor aún el hecho de que la familia lo encuentre vergonzoso y que decida actuar cuando alomejor ya puede ser demasiado tarde y el pobre chico/hombre ya está aislado... en fin... lo que daría yo por salir de casa!!! Yo que no puedoooo!! Ya sabes que me muero por salir y no caer redooooonda!! Un petonás!

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola!!

Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat19@yahoo.es

Exitos con tu blog.
Un beso
Catherine

Sakura dijo...

Yo he conocido un caso cercano a mí de una chica que todo le salía bien, su vida parecía perfecta, pero le hicieron un maltrato psicológico y todo se fue a pique. Se trastornó totalmente, estaba irreconocible, de verla siempre alegre y risueño llegué a verla desgreñada, los ojos hinchados de llorar a cada momento, empezó a engordar, se dejó los estudios universitarios, y todo esto le afectó tanto que no se atrevía a salir de su casa por el qué dirán, por lo que los problemas psicológicos le siguieron aumentando. Estaba leyendo tu entrada, Rei, y me estaba acordando de ella, era como una hikikomori, así que esto no es único en Japón, en España también pasa y yo ya he conocido directamente un caso real...

HACHI dijo...

Muy interesante tu entrada!
Está claro que esto es debido a la gran presión de la sociedad, de que si no haces lo que esperan de tí no eres nada, etc etc. Sinceramente no me extraña que hayan hikimoris.
Y esto es algo que se tendría k tratar, y no dejar k el joven se consuma tanto tiempo encerrado en una habitación!
La verdad es k lo de guardar las apariencias es algo que no me gusta de Japón. Antes que sufra que no que piensen mal los demás. No se... es vergonzante...
Un besazo!!!

 
Neo Venezia © 2007 Template feito por Templates para Você